Calterras | Historia
15751
page,page-id-15751,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Historia

Donde nace CALterras

HUETE, UN POCO DE HISTORIA

Entre las riveras del río Borbotón y Andihuela, a las faldas del cerro “El Castillo” se sitúa esta bella localidad alcarreña.

La presencia del hombre en esta tierra es conocida desde el final del Paleolítico Inferior (hace unos 100.000 años). Se puede adivinar además, el asentamiento en la comarca de las culturas romanas y árabes, por sus numerosos vestigios. El paso de “Huepte” a manos cristianas se produce en el año 1150 con Alfonso VII y es en febrero de 1477 cuando los Reyes Católicos le conceden el tratamiento de Noble y Leal Ciudad. Un largo e intenso devenir de la historia nos dan una idea de los avatares pasados de Huete.

Huete-3 CALterras
Huete-1 CALterras
compromiso2_calterras

NUESTRO COMPROMISO

Lo que caracterizo a nuestros antepasados, fue saber adecuar a nuestro “TERROIR” los recursos agroalimentarios.

La consecuencia son estos rasgos de “TIPICIDAD”  que nos identifican. Hoy como homenaje y reconocimiento a estas prácticas agroambientales, recogemos este legado y lo hacemos nuestro.

EL HUERTO

Si seguís aguas abajo el río Borbotón, donde se encuentra con el río Andihuela, en el paraje al que llaman “Ambasaguas”  habréis llegado a nuestro “HUERTO”.

Miles de años de arrastres fluviales, inundaciones y lentas pero inexorables erosiones , hicieron posible que limos y blancas calizas se mezclaran, se asociaran y conjuntaran en una gama de grises que confieren a nuestros suelos sus especiales trazos de “RUSTICIDAD“.

labrando
florpepino
semilla-pepino-huete

LA SEMILLA

El hombre se reservó las mejores, las más adaptadas y la “TIERRA” hizo el resto.

Únicamente nos queda a la posibilidad de asociarnos con la Naturaleza, de nada sirve intentar “domesticarla”. Cada año es diferente, singular y único y solo nos cabe esperar que en ese preciso instante , “LA MADRE” decida favorecernos. De generación en generación, temporada tras temporada, acierto tras error;  así viajaron en el tiempo y hasta hoy estas semillas.